Bloody Mary

Cómo hacer un cóctel bloody mary

Bloody Mary de fresa

¿El qué? ¿Un Bloody Mary con fresas? ¿Pero no es con tomate? Seguro que suena un poco loco o asqueroso al principio, pero cuando empiezas a pensar en ello, tiene mucho sentido juntar estos dos ingredientes. El dulzor de las fresas equilibra la acidez del tomate, es por eso que me gusta mucho la combinación de fresa y tomate, no sólo en este cóctel.

Cuando se trata de elegir la bebida perfecta para acompañar un brunch o un picnic, o una barbacoa, realmente sólo encuentro una que me venga a la mente, un Bloody Mary. Se podría decir que este cóctel parece una ensalada en un vaso, con todo su colorido y su decoración. ¡Si ya te tomas uno y estás comida!

Bloody Mary de fresa

Pero no me gusta hacer siempre la misma receta de Bloody Mary clásico, así que varío mis combinaciones para entretenerme.

En esta ocasión quiero compartir con vosotros esta mezcla extraña de fresas, vinagre balsámico, vodka, zumo de tomate (a ser posible casero), salsas picantes, sal y pimienta negra.

Cómo con todos los cócteles, eres libre de adaptar las cantidades, o sustituir algún ingrediente para hacerlo a tu gusto y preferencia. Juega con las combinaciones que tienes disponibles.

Estos son los ingredientes para 4 vasos

  • 3 tazas de fresas (unas 20 fresas)
  • 1 cucharada de vinagre balsámico
  • 40 ml de vodka
  • 75 ml de zumo de tomate
  • 1 chorrito de salsa Worcestershire o salsa inglesa
  • 2 gotas de Tabasco
  • Sal
  • Pimienta negra, mejor recién molida
  • Cubitos de hielo

Preparación de la receta:

Empezamos lavando bien las fresas y quitándoles el tallo. Las partimos por la mitad y las ponemos en el vaso de la batidora para triturarlas hasta hacer un puré con ellas.

Ese puré es el que vamos a mezclar con el zumo de tomate, para equilibrar los sabores. Incorporamos el vodka, el vinagre balsámico, la salsa Worcestershire, el Tabasco, la sal y la pimienta negra y lo mezclamos todo con una coctelera o con una batidora de vaso hasta que quede bien suave.

Preparamos unos vasos con varios cubitos de hielo dentro y vertemos el Bloody Mary. Podemos decorar el vaso con un tallo de apio, unas rodajas de limón o lima, e incluso podemos ponerle sal en el borde del vaso mojado en un poco de jugo de lima.

Si no te gusta encontrarte las pepitas de fresa, puedes colar el cóctel una vez preparado, o colar el puro de fresas cuando lo hagas directamente.