Bloody Mary

Cómo hacer un cóctel bloody mary

Bloody Mary de tequila

Este sin duda es el cóctel perfecto para el que le gusta los sabores picantes, ya que esta bebida no te deja indiferente, y si eres de los que les gusta el picor fuerte, puedes adaptarla a tus gustos añadiendo más picante. Tu pones las reglas.

Lo mejor que tiene esta bebida es que se le puede añadir casi cualquier ingrediente que te apetezca.

Bloody Mary de tequila

¿Que tienes unas aceitunas por casa?, pues allá que las echas. ¿Unos taquitos de queso? ¿Salchichas? ¿Gambas, langostinos, berberechos, mejillones?... Y puedo seguir. Incluso se puede hacer unas brochetas con diferentes ingredientes y añadirlas también.

Lo mismo se puede decir de su bebida alcohólica. Normalmente (como en su receta original) se hace con vodka, pero no hay ningún problema con que utilices ginebra o tequila.

Es por eso que he experimentado con el tequila y os puedo decir que no tiene nada que envidiarle al bloody mary con vodka. Todo es cuestión de gustos, claro.

Las salsa picantes son las que ponen la nota de sabor al cóctel y apenas se perciben los sabores del alcohol, aunque un paladar refinado y experto en licores puede distinguir los pequeños matices de los diferentes alcoholes.

Si quieres centrarte en los sabores más profundos, puedes reducir la cantidad de picante de las salsas y del rábano, que si te pasas, pica un montón.

Vas a necesitar estos ingredientes:

  • 60 ml de tequila (de cualquier marca)
  • 120 ml de zumo de tomate
  • Un puñado de cubitos de hielo
  • 1/2 cucharadita de rábano rallado
  • 3 chorritos de salsa Worcestershire
  • de 4 a 6 gotas de salsa picante
  • 1/2 cucharadita de chiles jalapeños en salmuera
  • 1 pizca de sal kosher
  • Varias vueltas de pimienta negra
  • un generoso chorrito de zumo de limón recién exprimido
  • 1 pizca de pimienta de Cayena
  • 1 jalapeño entero en salmuera, como decoración
  • 1 ramita de apio, como decoración

Procedimiento:

Ponemos un puñado de cubitos de hielo en una coctelera y añadimos el tequila, el zumo de tomate, el rábano rallado, la salsa Worcestershire, la salsa picante, el jalapeño, la sal, la pimienta negra, el zumo de limón y la pimienta negra.

Agitamos todos los ingredientes hasta que se integren por completo, durante unos 15 segundos.

Vertemos el Bloody Mary de tequila en un vaso lleno hasta la mitad con hielo. Decoramos el vaso con el chile jalapeño en vinagre y una ramita de apio y servirmos en frío.

Cero preparación y cero complicaciones. ¡Y a disfrutar!